viernes, 20 de enero de 2017

ENTREVISTA EN DIARIO LA HORA (20 de enero de 2017)



El escritor Sergio Fritz Roa suma ocho años investigando a la Recta Provincia, una sociedad de brujos que surgió en Chiloé durante la Colonia y que le valió a la isla su halo de misterio. ¿Cómo es que sabemos tan poco sobre una de las historias más fascinantes que han ocurrido en suelo chileno? Acá Fritz ensaya una explicación.
Sergio Fritz Roa se enteró del terremoto que sacudió a Chiloé al día siguiente. Pese al remezón, la rutina del isleño común y corriente no sufrió alteraciones, y sólo una parte de la carretera que une Chonchi con Quellón, recientemente remozada, colapsó. Las iglesias de madera, en cambio, resistieron el impacto estoicamente. “Todo lo que viene de afuera cayó; lo más autóctono y nativo permanece. El chilote tiene esa conexión con la naturaleza que el santiaguino perdió hace décadas. Mientras esté vivo ese espíritu, la naturaleza responderá. Creo que lo que hemos querido instaurar desde Santiago, como el puente, el mall, ese tipo de modernidad ajena a la isla, repercute en ese entorno y el chilote lo repele”, dice él.
Estudioso de la metafísica y el arte fantástico, escritor y fundador de la editorial Bajo los Hielos, Fritz ofrece una interpretación esotérica de la historia más oculta de la isla: aquella que habla de una sociedad secreta de brujos llamada la Mayoría, que renombró a Chiloé como la Recta Provincia, y estableció sus propias jerarquías y normas. Tal llegó a ser su influencia, que el gobernador de la época, Martiniano Rodríguez, llevó a juicio en 1880 a la organización, por constituir un poder paralelo a la administración central. De esta agrupación, sobre la cual aún se teje un manto de dudas, habla esta entrevista. Fritz acaba de publicar la cuarta edición de su libro La Recta Provincia: una cofradía de brujos en el sur de Chile.
-¿Cómo llegaste a la Recta Provincia?
-En mi niñez mi papá me llevaba al sur y siempre me llamó la atención esa imagen endulzada de los personajes mitológicos. El Trauco era un personaje medio simpático; la Pincoya, una sirena. Pero yo ya sabía que se hablaba de brujería. Hace cinco años me metí más. Todos miran a Europa y acá la Recta Provincia fue la sociedad hermética más interesante que ha habido en Chile. Es algo único a nivel mundial. Lo más parecido es la masonería, pero acá se alteró la geografía, se cambiaron los nombres de las ciudades. Hubo cargos jerárquicos, elementos mágicos, un tipo de iniciación muy claro. Había venganzas, envenenamientos. Creo que lo más propiamente nacional sería la Recta Provincia.

-Dijiste en una charla que no había nada más chileno que la Recta Provincia.
-Así lo siento. Ciertos historiadores dicen que es algo netamente indígena, pero también hay elementos de magia gallega. No todo era indígena. Está la llave de la “alquimia” para abrir la cueva de Quicaví, donde supuestamente se juntaban los brujos. En un diario se habla de unos ritos donde se menciona a Baco y Platón. Todo eso es europeo. Esta fusión queda clara con el duelo en Tenaún entre la bruja chilota Chilpilla y el explorador español José de Moraleda, que sería el origen de la Recta Provincia en la Colonia. La bruja deja en seco el barco de Moraleda, tras lo cual él le regala un libro de hechicería del que se desconoce su paradero.
-¿Cuánto se sabe de la Recta Provincia?
-Lamentablemente, los archivos del juicio a los brujos de Ancud se quemaron. Quedaron revistas folclóricas y diarios que tomaron parte del proceso. Y la tradición oral. La brujería era algo que estaba en el aire, pero hasta el juicio no se sabía lo bien organizada que estaba la Recta Provincia.
CONTINÚA EN: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario