viernes, 25 de marzo de 2016

LA INICIACIÓN Y LOS PODERES DEL BRUJO CHILOTE (Sergio Fritz Roa)




Como en toda organización secreta y de contenido mágico, se exige a sus miembros una iniciación y un camino idóneo para obtener la pertenencia al grupo. En el caso de la “Recta Provincia” consiste en realizar al menos cuatro actos: borrar el bautismo (lo cual se efectuaba debajo de una caída de agua, llamada traiguen); llevar sobre el cuerpo a una lagartija por varios días sin causarle daño; matar al ser más querido por el brujo (generalmente, un hijo); y confeccionar el propio macuñ. Este último objeto es una especie de chaleco que se elabora usando la piel de un cadáver de cristiano varón o de una mujer virgen. Gracias a esta manta el brujo puede volar. Y con el derrame de aceite humano en el macuñ, éste se hacía luminoso. Por ello, todavía en ciertas zonas del campo chileno el ver unas misteriosas luces que flotan en el aire es algo temido: se cree que corresponde a brujos.
Cumpliendo estos requisitos el brujo puede entrar a la cueva de Quicaví.

Es curioso ver cómo este camino puede resumirse en tres pasos, lo que nos recuerda a los tres de la iniciación en el antiguo Egipto; pero invertidos (1).
a) Antipurificación (Purificación en el antiguo Egipto)
b) Postura del macuñ (Coronación en el antiguo Egipto)
c) Descenso a la cueva (Ascensión a la pirámide o templo en el antiguo Egipto).
Acerca de algunas acciones o ritos de los brujos, se conoce uno que tiene grandes semejanzas a la cultura vudú. Los brujos chilotes son capaces de charlar con los muertos y de lograr vivificarlos, pero de manera que se manifiesten torpemente, al igual que los zombies haitianos.
Evaristo Molina en su importante artículo titulado “Mitología Chilota” relata un hecho pavoroso:
Varios <<limpios>> aseguran haber contemplado más de una vez a un grupo considerable de brujos de Palqui conduciendo un muerto desde dicho lugar hasta Matao, a 23 kilómetros de distancia. Otros afirman haber visto conducir cadáveres desde Matao hasta Palqui. Estas conducciones, según unos y otros relatos, se hacen del siguiente modo: el muerto va caminando muy lentamente, con sus propias piernas, seguido por un gran séquito de brujos, que van cantando responsos y otros cánticos fúnebres. El muerto se queja de un modo desgarrador; y a veces se para, como resistiéndose. Los brujos se mofan entonces de él y lo apostrofan recordándole los agravios que en vida les infirió. Cuando se resiste mucho lo hacen caminar a fuerza de azotes” (2).
Como en toda agrupación esotérica real, los brujos deben guardar silencio respecto a su identidad, la cual jamás deben comunicar a los “limpios” (cristianos, no brujos).
Mencionemos, ahora, algunos poderes de los brujos chilotes:
a) Facultad de volar, para lo cual usan el macuñ.
b) Facultad de transformarse en animales (teriomorfismo).
c) Facultad soporífera respecto de hombres y animales, para poder cometer con facilidad sus actos.
d) Facultad de comunicarse y hacer hablar a los muertos.
e) Lanzar “balazos” o realizar el “mal tirado”, “llancazo” o “coihuazo”, o sea dirigir maleficios a distancia.
f) Modificar el movimiento de las aguas, ya sea: deteniéndolas, subiéndolas o bajándolas.
g) Elaborar toda clase de venenos y filtros amorosos.
h) Usar el challanco. Se trata de un objeto que permite saber lo que está ocurriendo en lugar distante o conocer el futuro. Además, faculta a la víctima de un “flechazo” a que vea al brujo que lo “lanzó”. Hay diversas hipótesis sobre su constitución. Para algunos es una batea con agua; para otros un espejo; incluso, hay quienes dicen que sería una bola de cristal.
i) Enlesar. Esta acción consiste en aturdir, confundir, extraviar a los “limpios”. Quitarles momentánea o definitivamente la razón.
j) Enyetar. Acción de dar mala suerte a la víctima.
NOTAS:
1.-  EVOLA, Julius: Rebelión contra el mundo moderno. Ediciones Heracles, Buenos Aires, 1994. pp. 99 y ss.
2.- MOLINA HERRERA, Evaristo: "Mitología chilota". En: Archivos del Folklore Chileno Fascículo  N°2, Edit. Universitaria, Santiago, s.f., p. 64.
Texto tomado de: 
"La Recta Provincia: Una cofradía de brujos al sur de Chile", Sergio Fritz Roa, Editorial Bajo los Hielos, Santiago de Chile, 2015. Primera edición.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada